martes, 20 de octubre de 2009

Minería en Uspallata


Minería en Uspallata


En el mes de agosto, Oikos red ambiental pidió a la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia que se suspenda el proceso de consulta pública relacionada con el proyecto minero San Jorge, para que cualquier persona pueda tener acceso a los detalles del informe de impacto ambiental confeccionado por la empresa.
La información a la que tenía acceso el público era parcializada y resultaba falaz a la hora de querer conocer a fondo el tema. Dentro del expediente ofrecido para la “consulta” faltaba una pieza clave, y tal vez la más importante en esta historia: el dictamen técnico que debería haber sido presentado por la Universidad Tecnológica Nacional, y que recién hace algunas semanas fue exhibido.
Oikos planteaba que si no se disponía de la información necesaria para comprender los alcances del proyecto, entonces se estaba restringiendo gravemente el derecho de los ciudadanos a informarse debidamente para participar activamente en el debate, es decir, se disminuía la calidad de la participación, y esto iba en contra de toda la doctrina y la jurisprudencia sobre el tema.

La idea de Oikos no fue impedir que este proceso -que culminará con la audiencia pública- se concrete. Al contrario, se buscó subsanar esta falta y dejar en claro que, si el Estado provincial no actúa al respecto, no sólo se enfrentaría a una presentación judicial, sino que se convertiría en cómplice de la violación de la Ley Nacional de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental (25.831).
La cuestión de si la minería contamina o no, y si realmente se justifica en términos económicos que Mendoza ceda sus yacimientos a empresas internacionales, está en discusión estos días. Y si bien el Gobierno provincial intentó calmar los ánimos convocando a entidades científicas y académicas, organizaciones no gubernamentales y al público en general a una consulta pública para que se interioricen de los detalles del proyecto minero San Jorge, que planea explotar cobre y oro en Uspallata durante 17 años, las críticas persisten.

Varios de los vecinos llevan una lucha incansable para frenar el emprendimiento, a cargo de la compañía de capitales canadienses Coro Minning, representada a nivel local por Minera San Jorge, porque temen que las tareas de explotación dejen serias consecuencias ecológicas y sociales en el lugar.

Pero no todos piensan igual. Otros creen que la iniciativa permitirá el progreso de la zona y dará fuente de trabajo a cientos de familias. Consideran que estar adentro es la mejor manera de controlar que las tareas se hagan bien. Estas posiciones encontradas son las que han generado divisiones entre los lugareños desde hace varios meses.


El tesoro del agua

Según señalaron los lugareños, ése fue el punto de partida para la conformación de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados, quienes levantan las banderas en contra de la minería metalífera a cielo abierto.

"El informe de impacto ambiental presentaba errores groseros: como por ejemplo, no declara con precisión la cantidad de agua que se va a usar y los mapas no son claros", enumeró entre varias otras cosas, Viviana Valdez, una de las vecinas que integran ese nuevo grupo.

"Nosotros vivimos del turismo -siguió Viviana-. La gente elige visitarnos por nuestro ambiente tranquilo, el clima, el paisaje y el aire puro. Sabemos que si aceptamos esto va a ser el fin, porque ningún turista va a querer venir. ¿Quién nos va a asegurar que la empresa va a cumplir con todo lo que dice para que acá no pase nada malo?".

Para ellos, el agua es el centro de toda discusión. "La empresa dice que va a tomar lo que necesiten del arroyo ?El Tigre' que pasa por el predio, pero se trata de una cuenca cerrada y que sólo recibe agua cuando hay nieve acumulada. Es decir, tiene poco caudal. Entonces, nada nos asegura que si no les alcanza usen el arroyo El Chiquero, que es el que nos abastece a nosotros", explicó Andrea Fietta.

Además les preocupa el impacto social que generará la explotación minera. "Esto lo ha admitido hasta la propia empresa en su informe. Dejaron constancia de que la llegada de gente nueva para trabajar acá (de sexo masculino) va a desatar la prostitución, drogadicción y alcoholismo. Ahora, nada de eso ocurre, motivo por el cual muchos hemos elegido este lugar para vivir", destacó Andrea.

2 comentarios:

EduMaz dijo...

Seria muy interesante, realizar algo asi como el camping por el agua. Concientizar a la populacion a traves de una actividad al aire libre, con respeto a la naturaleza. Por ejemplo, organizarlo en Uspallata del 10 al 30 de enero, por un lado aprovechando las vacaciones, por otro facilitando a los interesados de un lugar mas fresco que la ciudad en un momento del año, que vale el esfuerzo de hacer un camping en la montaña. Ambiente familiar, con peñas y eventos culturales, aprovechar a todos aquellos artistas que deseen sumarse benevolamente a la causa de la defensa del agua.
Esperando que se sumen interesados y que aporten detalles a la idea, los saludo cordialmente.
Eduardo Mazzuca

Eduardo Sosa dijo...

Nos pareció muy interesante tu propuesta...ojalá se pueda llevar a cabo en el futuro.
Saludos Cordiales